Vorash Soulflayer y sus Grandes Poseídos

Se acerca el lanzamiento de la caja Shadowspear, una Lanzasombría en que los Primaris Vanguardias y el Daemonkin de la Legión Negra se verán enfrentados. Sepamos más de Vorash Soulflayer, un Amo de la Posesión que amenaza Vigilus con sus Grandes Poseídos entre otras cosas.

El mundo industrial de Nemendghast, en el Sistema Vigilus, está rodeado de asteroides y cometas ricos en minerales que lo hacen muy suculento. Estaba controlado por el Imperio, pero la llegada de la Gran Fisura lo engulló en tormentas disformes, y cuando salió de allí, la comunicación imperial estaba cortada.

Abaddon quiere controlar el Sistema Vigilus para tener a su vez el control del Guantelete Nachmund, una de las pocas rutas estables del Imperio a través de la Gran Fisura. Desde Nemendghast el Señor de la Guerra ha podido reunir una poderosa fuerza en secreto.

Al mando de los Legionarios Negros de Nemendghast está un temido hechicero capaz de crear abominaciones híbridas de Demonios, máquinas y carne mortal. Es Vorash Soulflayer, que tiene el título de Amo de la Posesión. En nombre del Señor de la Guerra dirige multitudes de guerreros semidemoníacos y también ingenios demoníacos desde su temida fortaleza, la Forja Infernus. Desde las Cámaras de la Ascensión en la cumbre de la monolítica forja, Soulflayer invoca criaturas disformes para fusionarlas con mortales (quieran o no) y así aumentar el número de su Daemonkin.

Vorash Soulflayer es un hechicero de gran poder. En batalla puede lanzar oleadas de energía pura mientras desde su yelmo con forma de cráneo cornudo busca potenciales huéspedes para arrastrarlos de vuelta a la Forja Infernus y que sean poseídos. Ataca con su cetro maldito o simplemente incinera a sus enemigos con su poder.

Gracias a sus temibles rituales hay ahora gran cantidad de criaturas con malformaciones deambulando por los distritos industriales de Nemendghast, en un desfile de guerreros herejes infectados por el toque de la demonicidad y con dones antinaturales. Aunque el mando de la Legión Negra en Nemendghast se lo ha dado de forma absoluta el mismísimo Abaddon, nuestro querido Vorash Soulflayer ha tenido rivales. En particular los Herreros de Disformidad de la Legión, que quieren hacerse cargo ellos de las factorías de carne demoníaca. A Soulflayer esas traiciones no le importan mucho, y de hecho más de un Herrero de Disformidad que desafiaba su autoridad ha acabado uniéndose a su Daemonkin o simplemente absorbido en algún Ingenio Demoníaco.

Los leales a Soulflayer le siguen sin dudarlo porque saben que si demuestran ser merecedores de su recompensa, podrá transformarlos en Grandes Poseídos: los más grandes, fuertes y temibles de su tipo. Sus compañeros Daemonkin ven a estos campeones con gran respeto, al ser la prueba viviente de la ascensión definitiva que les espera a todos.

Marneus Calgar se ha enterado de lo que está pasando en Nemendghast, pero si la fuerza de ataque Lanzasombría de Marines Vanguardias que ha enviado falla en su misión de vencer a los Daemonkin de Vorash Soulflayer, el propio Vigilus podría estar en peligro de caer bajo las creaciones infernales que surgen de las fundiciones demoníacas de la Forja Infernus.

Shadowspear está muy cerca, y los próximos días iremos sabiendo más. Mañana nos hablarán de la fuerza de ataque Lanzasombría y de su heroico comandante.

Previous La rueda demonio de los rumores de GW: pataraña
Next Cuentos desde Vigilus 09: En el vientre de la bestia