in

Spoilers de la novela «Dark Imperium» de Guy Haley

La buena de Lady Atia desde su blog está desvelando las informaciones más interesantes de la novela Dark Imperium de Guy Haley, que es el primer gran avance de trasfondo tras Gathering Storm y las audionovelas El Ojo de la Noche y La Mano de la Oscuridad.

Quien tenga pensado leerla y no quiera arruinarse varias novedades, que tenga cuidado con estos spoilers. En todo caso, Lady Atia asegura que la calidad de la novela es alta y le está gustando mucho más que, por ejemplo, las narraciones de Gathering Storm. Ojo porque la novela avanza hasta 100 años después de Gathering Storm. Vamos con la información:

  • El libro comienza 100 años tras la Herejía, con la muerte del Primarca Guilliman a manos de Fulgrim, que finalmente ha sido descrita en detalle.
  • El arma usada por Fulgrim es la athame de Kor Phaeron.
  • Thiel se convierte en Capitán de la 2ª Compañía de los Ultramarines tras la Herejía. Tristemente, su destino final es desconocido (Guilliman no encuentra ningún registro de él en el 41º Milenio).
  • Guilliman es ahora el Regente Imperial: la voz del Emperador.
  • El plan para los Primaris fue preparado antes de la muerte de Guilliman. Cawl juró hacerlo y utilizó milenios para construir las nuevas legiones.
  • Cawl originalmente creó decenas de miles de Marines Primaris durante el transcurso de los 10.000 años.
  • La mitad de ellos se han organizado en Capítulos.
  • Los demás se han repartido en grandes ejércitos, cada uno con la semilla genética de un Primarca. Llevan los colores de las Legiones originales, con las insignias cruzadas por chevrons grises.
  • Estos ejércitos ignoran el Codex Astartes.
  • Los Marines Primaris algunas veces combaten como las Legiones de la Gran Cruzada, otras veces como pequeños grupos de asalto y otras veces con el tamaño de dos Capítulos.
  • Más tarde en la Cruzada, hay unidades mezcladas de diferentes semillas genéticas (por ejemplo, una unidad compuesta de un Ultramarine, un Puño Imperio y un Lobo Espacial).
  • A los Primaris se les llama «Innumerables Hijos de los Primarcas«, o «Escudos Grises«.
  • Durante la Cruzada Indomitus, más y más de ellos mueren o son asignados a diferentes Capítulos. Esto es un gran problema para los Marines Primaris porque empiezan a gustarles sus hermanos: no importa de qué semilla genética proceda cada uno.
  • 100 años después de la Gathering Storm, sólo sobreviven 20.000 Innumerables Hijos.
  • Cuando Guilliman renació, no entendió del todo lo que había pasado en los últimos 10.000 años, así que en cierto modo debería volver a necesitar rememoradores.
  • Inicialmente, Cawl le proporcionó actualizaciones de conocimiento a través de máquina (suena doloroso).
  • Belisarius Cawl está bastante apartado de la galaxia: ha vivido para su misión de crear Marines Primaris. Tiene su propia sub-facción dentro del Mechanicus, y no a todos les gusta por lo que hace (¿herejía?).
  • Los registros históricos en el 40.000 están muy mal. Están peor que durante las Guerras de Unificación.
  • La mayoría de la historia de la vieja Tierra y la Cruzada que se recopiló en el 30.000 por los rememoradores se ha perdido en el 40.000.
  • Aunque es imposible suprimir el conocimiento sobre la Disformidad, la Inquisición lo ha intentado. A Guilliman no le gusta nada que hayan matado inocentes sólo por mantener en secreto a los Demonios.
  • La Inquisición se opone a la búsqueda de conocimiento de Guilliman.
  • La «Cronolucha«: una guerra dentro del Ordo Chronos. Es sobre el sistema de fechas imperiales. Ni siquiera el calendario de la Gran Cruzada ha sobrevivido 10.000 años.
  • Durante la Gran Cruzada y la Herejía, habría un sistema estándar de fechas.
  • Una verdadera crónica de la galaxia es casi imposible ahora. Guilliman calcula que el año actual es aproximadamente alguno entre el M41 temprano y el M42. Esto es una razón de trasfondo por la que no hay más línea temporal, justificando el «¿estamos todavía en el 999.M41, o no?».
  • Vuele a haber Tetrarcas de nuevo en el 40.000.
  • Las Hermanas del Silencio ven a Guilliman como a un santo viviente: están contentas de que haya vuelto y lo veneran.
  • Cuando Guilliman habló con el Emperador durante Gathering Storm, se sorprendió de cómo su «padre» lo ve realmente: no como un hijo, sino como una herramienta.
  • El Emperador de la Humanidad está prácticamente ido en el 40.000.
  • El choque psíquico tras su visita con el Emperador todavía perturba a Guilliman 100 años después: su «padre» ha perdido toda sutileza.
  • Los Aeldari han contado a Guilliman la historia del universo: incluso la Guerra en el Cielo, y todo sobre el Caos.
  • Parece que muchos de los Marines Primaris han pasado parte de los 10.000 años entrando y saliendo de éstasis.
  • Hay Bibliotecarios Primaris.
  • Guilliman no es muy fan de los Primaris. Los ve únicamente como una herramienta.
  • Guilliman es realmente un psíquico, pero intenta no utilizar su potencial. La Espada del Emperador es en realidad un Arma Psíquica (de ahí el fuego), pero no la utiliza con todo su poder.
  • Todavía piensa en práctica y teórica.
  • Cato Sicarius ahora lidera la Guardia Victrix. Guilliman lo ve un poco como a Thiel, y está intentando convertirlo en un verdadero líder político, no solo en un campeón guerrero.
  • Guilliman no necesita llevar su armadura. Su nueva armadura no se lleva sobre la antigua.
  • Russ y Khan estaba todavía allí y dando caña cuando Guilliman fue asesinado.
  • Hay un nuevo volador llamado Overlord. Las Thunderhawks parecen juguetes a su lado: es básicamente una Stormbird Primaris.
  • El nuevo equivalente a los Exterminadores son los Primaris en armadura Gravis (como el Capitán de la caja de inicio).
  • Hay Exploradores Primaris.

La cantidad enorme de información en esta nueva novela es como para sentarse y digerirla con tranquilidad. Sin duda, a quienes les guste mucho el trasfondo les merecerá la pena leerla para comprender con detalle estos titulares que nos cuenta Lady Atia.

Los Agentes Imperiales en Octava Edición

Podcast – 15 – Análisis y debate de Warhammer 40.000 Octava Edición