Prólogo de La Batalla por el Paso 215

El IX GT de Talavera será escenario de un evento narrativo de Apocalipsis y Kill Team en el que se disputará el destino de un paso seguro entre las dos mitades del Imperio de la Humanidad.

Hoy conoceremos el prólogo que especifica el marco donde se librará esta épica batalla. Los próximos días y semanas iremos conociendo a los protagonistas de este evento que queremos que sea el inicio de la incorporación de otros aspectos del juego a ese gigante llamado Talavera.


La Batalla por el Paso 215

El Empíreo es, por su propia naturaleza, caprichoso. No sigue ninguna ley ni responde a ningún patrón, y la única voluntad que obedece es la de los Poderes Ruinosos. Tras la caída de Cadia, el tejido mismo de la realidad se desgajó dejando la Galaxia dividida en dos por el fenómeno denominado Cicatrix Maledictum e impidiendo las comunicaciones telepáticas y el viaje por la Disformidad a través de ella.

El llamado Imperio de la Humanidad quedó separado en dos mitades. En el lado de Terra el Imperio Sanctus, dónde aún se ve la luz del Astronomicón, y en el norte galáctico el Imperio Nihilus, con el comandante Dante de los Ángeles Sangrientos como su regente. Apenas hay un par de puntos que permitan a las naves cruzar esta Gran Fisura, pues el resto de corredores son impredecibles y demasiado peligrosos para arriesgar un contingente importante de fuerzas. Por lo tanto, cualquier paso estable es vital para la supervivencia de Nihilus, pues sin refuerzos ni comunicaciones con Terra su destino está sellado.

El primer planeta del sistema, LHS 215 C-1, recibe tan poca atención por parte de la burocracia imperial que ni siquiera merece un nombre propio. Se encuentra situado en el Segmentum Ultima, al norte galáctico del Sector Charadon. Hace cientos de años fue esquilmado por las flotas de extracción del Mechanicus, en una impresionante operación minera que despojó al sistema de todo mineral de valor en menos de un año. Desde entonces, aunque aún no se puede considerar un mundo Muerto, la colonización es impensable. Tan sólo una sencilla red de satélites, mantenida por sus exiguos espíritus máquina, permite catalogarlo como un mundo perteneciente al Imperio de la Humanidad.

Varias décadas después de la apertura de la Cicatrix Maledictum, un pasaje temporal entre el Imperium Nihilus y el Sanctus se ha formado en las cercanías del sistema LHS 215. Varios fenómenos estelares a su alrededor, como la explosión de una supernova, han contribuido, en una secuencia de casualidades sin precedentes, a permitir un viaje relativamente seguro a través de la Gran Fisura. Sin embargo, el estado actual de tumulto en que se encuentra sumida la Galaxia ha impedido que esta situación sea conocida por el Imperio.

Los siervos de los Poderes Ruinosos, en cambio, saben perfectamente cualquier cosa que ocurra en las inmediaciones de la Cicatrix. Puesto que cualquier ruta estable entre las dos mitades de la Galaxia permitiría a los siervos del Falso Emperador prestarse ayuda mutua, un plan se fragua para colapsar este corredor, ensanchando de paso la Grieta en este sector.


Llevaba una semana, desde que sintió la llamada de su Maestro, ofreciéndole esclavos, cada vez de mayor entidad. En las cercanías del círculo de invocación ya pululaba una auténtica horda de seres cambiados, bendecidos por los regalos del Gran Arquitecto con varias cabezas, varios brazos o proporciones retorcidas hasta el extremo. Sentía que el momento estaba cerca, y pronto se vio confirmado por la aparición de un tenue brillo, seguido de un desgajón en el aire que flotaba sobre el centro del círculo.

Primero una cabeza, después dos, asomaron abriendo sus picos y hablaron sin palabras. Hablaron de un túnel en medio de la oscuridad del espacio, un pasaje entre una inmensidad bañada de una odiosa luz y otra sumida en deliciosas tinieblas. Un túnel que hacía peligrar el Gran Plan y que debía ser colapsado de inmediato.

Iluminado por una sabiduría ajena, el Hechicero se dispuso a contactar con el Señor de la Guerra lo antes posible.


El transporte artillado era, en todos los sentidos, muy inferior al Nuevo Amanecer. Por desgracia no le habían quedado más opciones tras los eventos de Arcadia Neos y su enfrentamiento con Vulgrar el “tres veces maldito”. Una sirena resonó en el puente, sacando a Elucia Vhane de sus recuerdos, cuando la nave comenzó la traslación al espacio real.

Tras finalizar los ritos prescritos para el proceso, uno de los monitores mostró la identificación del planeta, transmitida por una olvidada red de satélites. Para decepción de la Rogue Trader también transmitió la designación de mundo esquilmado. Cuando Elucia se disponía a ordenar un barrido con los escáneres de largo alcance, en busca de algún premio que pudiera justificar el viaje al sector, llegó un informe adjunto de actividad reciente en el sistema. A los pocos segundos de lectura, ordenó a gritos alejarse a toda velocidad y convocar al Coro astropático para enviar un mensaje urgente.

Previous En el siniestro futuro de Wikihammer 10k sólo hay artículos
Next Primera imagen en color de la nueva figura de acción articulable de Intercesor Ultramarine de Bandai