in

Primeras impresiones de ‘Rastro de Sangre’, episodio 3 de Angels of Death

La serie de Warhammer+ protagonizada por Ángeles Sangrientos es una de las grandes protagonistas de Warhammer+ en su sección de animación. Hoy hemos podido disfrutar de este tercer episodio.

Cada semana iremos comentando nuestras primeras impresiones de la serie Angels of Death de Warhammer+, cuyos capítulos están disponibles en el servicio online de WarhammerTV. ¡Ojo, porque todo lo que hay en este artículo son spoilers!

Trail of Blood (Rastro de Sangre) empieza con un intenso tiroteo en las zonas urbanas del planeta Niades, donde ha estado transcurriendo la acción desde que comenzó la serie. El Capellán Rafael protagoniza otra de sus violentos y espectaculares entradas a escena en la que demuestra que es, hasta ahora, el Ángel Sangriento más brutal en combate de los que han salido del Crucero de Ataque Espada de Baal.

Tras el ya acostumbrado opening de la espada sangrienta, la batalla continúa en Niades. El juego de luces y sombras que permite el estilo visual de Angels of Death sirve para proyectar una imagen enorme de los Astartes que luchan contra los cultistas genestealers. Su entrada en el plano es la de titanes, y después su desempeño está a la altura: casi todos los disparos bólter impactan en las cabezas de los soldados del Culto. En este combate conocemos al Hermano Melchior, que lleva un lanzallamas con el que abre camino al resto de la escuadra.

Quienes están pasándolo mucho peor son la tripulación del Espada de Baal. Los intrusos han tomado la bodega de carga, y ya podemos ver algún híbrido genestealer que parece ser de tercera generación, es decir, con rasgos claramente xenos y algún que otro brazo más de lo normal. En todo caso, el ímpetu inicial de los atacantes choca con la llegada a la bodega del único marine espacial del crucero: el tecnomarine Hadrael. La capitana Solken le explica que para poder separarse de la torre orbital necesita que responda el mecanismo de agarre, actualmente bloqueado. El tecnomarine se encargará. Mientras tanto, más naves de la flotilla se lanzan contra el Espada de Baal con intención de abordarlo, y la capitana da orden de abatirlos sin piedad. Como explica a sus subordinados ante la pregunta de si hay inocentes en esas naves, ¿acaso alguno de ellos mismos es realmente inocente?

En Niades, los marines se dan cuenta de que hay batalla en la órbita y que la Torre es clave para retener al Espada de Baal, así que se dirigen hacia ella. En el camino encuentran el cadáver del Hermano Leonas, con su armadura de Exterminador superada por una emboscada de combate cuerpo a cuerpo. Su cañonera Thunderhawk está destruida, pero se llevó a muchos enemigos por delante, caídos ante él. Ven a más Arcángeles, veteranos de la Primera Compañía, en su armadura de Exterminador y muertos por la trampa tendida por el Culto Genestealer. ¿Pero por qué habría abandonado el Capitán Orpheo la zona de la cañonera y la baliza, aunque fuera el último superviviente de la emboscada? El cuerpo de un servidor, muerto, podría ser la clave. Los cultistas podrían haber intentado evitar que el servidor y los Ángeles Sangrientos, o el Capitán en concreto, pudieran reunirse. Siguen el rastro por el que podría haber ido Orpheo, llevándoles a pasillos en los que encuentran cuerpos muertos de genestealers puros. Enemigos capaces de matar marines espaciales. Se adentran en el túnel con la máxima precaución… y para el espectador, con la sensación de que está empezando una partida de Space Hulk.

Este tercer episodio es mucho más de transición que los dos anteriores, y el desarrollo de la historia no avanza realmente ni en la superficie de Niades ni en la batalla orbital por el control del Espada de Baal. La música de Jonathan Hartman tampoco hace destacar ninguna escena en concreto. Se reincide en la inmensa superioridad marcial de los Astartes respecto a los híbridos genestealers que son en la práctica equivalentes a simples soldados de la Guardia Imperial, aunque termina en alto gracias a la promesa de un clásico mazmorreo de Ángeles Sangrientos contra Genestealers. En cualquier caso, es posiblemente el más prescindible de la serie hasta el momento. Da la impresión de que podría hacerse el visionado de Angels of Death saltándose este episodio si que la historia se vea afectada en gran medida.

La rueda de los rumores de GW: un buen martillo

Bonus track del podcast: la Operación Valkyria ha sido todo un éxito