Miniatura de la semana: Dragón Infernal con patas y cola

La sección dedicada al hobby de esta semana es para una conversión de las que da gusto ver: un Dragón Infernal con sus cuatro extremidades y una cola más larga.

Nos lo trae Malke, del blog La hueste Oscura, que ya nos había enseñado a su Profanador con peana que tanto nos gustó en La Voz de Horus.

Aquí os traigo otro engendro demonio-mecánico de mi colección de los Marines del Caos: el Dragón Infernal (o Heldrake). Desde que me metí en el 40k, esta miniatura ha sido de mis favoritas y fue de las primeras que adquirí para mis Marines del Caos.

A pesar de ser espectacular creo que tiene un problema serio de diseño: la parte trasera parece que esté a medio hacer. Presenta un gran agujero posterior (omitiré la típica coña que estáis pensando) a modo de tubo de escape que resulta muy antiestético. También tiene unas patas traseras y una cola poco proporcionadas con respecto al resto de la mini. Esto es un comentario muy reiterado en internet y creo que es acertado. Como no conseguí encontrar ninguna conversión que corrigiese este defecto de manera satisfactoria para mí, me puse manos a la obra.

Mi objetivo fue hacer justicia a su nombre y que pareciera más dragón. Para ello alargué la parte posterior, tapando el orificio horrible, y le puse unas patas traseras más proporcionadas. Para la parte trasera, coloqué cables de diferente grosor de forma que rellenasen el hueco de la salida de gases y a la misma vez sirvieran de cola. En este punto hay que tener cuidado de que las dos piezas que forman el cuerpo del Heldrake sigan encajando a la perfección. Es decir, antes de pegar nada debes comprobar que el cuerpo sigue pudiendo encajarse. Este paso es el más difícil. Para evitar que se mueva el “agregado” de cables puedes ayudarte rellenando cualquier hueco, o reforzando el interior, con trocitos de matriz.

Para darle un aspecto mecánico, pelé los cables (de forma que se vea el cobre del interior) en los extremos y en algunos puntos de forma aleatoria (simulando el esculpido de los cables de la miniatura original). También le pegué unos trozos de cadena que compré en una tienda de modelismo. Para las patas traseras utilicé las extremidades intermedias del Diablo de la Forja, pineadas con trozos de clip y mucha masilla verde. Se colocan las garras originales del Dragón en vez de las pezuñas del Forgefiend. Queda muy bien.

Para mi Dragón Infernal escogí sustentarlo sobre una varilla de metal, por lo que tuve que tapar con masilla verde el orificio en forma de cruz para alojar el pie de volador de plástico. Este es un paso innecesario pero lo comento para completar la entrada. Aunque va suelto, la miniatura no se mueve prácticamente y se puede jugar con ella de forma normal. También le imanté las alas para poder transportarla. Aproveché este último paso para inclinarlo más y que tuviera una pose más molona pero la punta del ala queda muy cerca del suelo y, aunque no toca, dificulta jugar con él. No os lo recomiendo.

La peana la decoré con corcho, Piedra Pómez de Vallejo y partes del kit de un edificio imperial de 40k. Aproveché esto para ocultar la varilla y a la misma vez asegurarla. Por supuesto tuve que añadir un toque caótico a esa iconografía leal al falso Emperador.

La pintura de esta miniatura no es rápida por su tamaño y su nivel de detalle así que armaros de paciencia. Yo utilicé aerógrafo para la armadura roja y para la carne, lo cual acelera un poco el proceso.

Hice algunos desconchones, como con el Profanador, pero con esas placas de armadura tan pequeñas se nota menos que en él. Para el dorado utilicé oro viejo al alcohol de una marca auxiliar que compro en una tienda de Bellas Artes. Me resulta muy útil porque cubre bastante bien y es sencillo de usar. Sólo hay que diluirlo con alcohol en vez de con agua.

Después tinta Agrax Earthshade de Citadel y luces en plata como con cualquier acrílico. Para los efectos de OSL simples de los reactores, el fuego interior y el lanzallamas hago un disparo con aerógrafo de blanco primero, azul celeste cubriendo el anterior y después otra vez blanco pero en el centro.

Espero que os guste. Un saludo a toda la comunidad y gracias al equipo de La Voz de Horus por toda su labor y publicar esta entrada. ¡Nos vemos en las mesas de juego!

Previous Cambios de coste en puntos del Codex: Drukhari
Next Ganadores de los últimos sorteos mensuales posan con sus premios