in

Los Agentes Imperiales en Octava Edición

Aunque ya estén hechos los pre-pedidos (o haciéndose) y las reglas circulan por internet, los chicos de Warhammer Community siguen dándonos píldoras de conocimiento sobre las facciones, y es de agradecer. Hoy tocan los Agentes Imperiales.

Reecius es quien nos hablará de ellos. Previamente eran poco vistos en las mesas, en especial las Adepta Sororitas (excepto por Celestine, claro). La inquisición tenía un poco de todo, pero se usaba únicamente a Coteaz para algo concreto o a un Inquisidor solitario con Servocráneos, pero poco más. Todo eso cambiará.

Por parte del Oficio Assassinorum tendemos costes de puntos muy razonables para el juego competitivo. El Vindicare es un francotirador que ignora cobertura e invulnerables con un arma que es FP-3 y siempre hiere a la Infantería a 2+ con 1d3 de Daño (¡o 1d6 si saca 6 para Herir!).

El Eversor es el que más mejora, pudiendo aparecer a 9″ de los enemigos pero cargando 3d6″. Combinado con los Puntos de Mando, es muy probable poder cargar con él según llega desde reserva, y en cuerpo a cuerpo es una bestia:

Por parte de la Inquisición, Coteaz tiene la regla Red de Espías que le permite disparar a un enemigo que se despliega después del inicio del juego (como por ejemplo, Exterminadores que llegan teleportándose), pero sólo con una unidad inquisitorial amiga a 6″ de él. Sin embargo, casi ninguna otra unidad del juego puede hacer algo así, por lo que es una ventaja táctica importante.

Las Hermanas de Batalla tienen poderosas herramientas como sus Actos de Fe que funcionan a 2+ al principio de tu turno. Si lo pasas, una de tus unidades puede usar un Acto de Fe que va desde un movimiento adicional, una fase de disparo adicional, una roba de combate adicional, o la regeneración de 1d3 Heridas de una miniatura muerta previamente en una unidad. Esto aporta mucha eficiencia y flexibilidad a las unidades.

Tienen un muy buen Escudo de Fe que además de una invulnerable de 6+ permite una versión limitada de Rechazar a la Bruja a cada unidad.

Por otro lado, un único Acto de Fe parece algo limitante, ¿verdad? Pues no, porque podrás tener tantos como quieras. Celestine otorga un Acto de Fe a una unidad a 6″. Una Imagifier también otorga un Acto de Fe adicional a una unidad a 6″ a 4+.

Hablando de Celestine, mejora en 1 la salvación del Escudo de Fe a las Hermanas de Batalla a su alrededor. Eso es muy interesante combinado con la capacidad de las Serafinas de repetir su salvación de Escudo de Fe.

Las Geminae se regeneran, y una vez por batalla después de ser eliminada, Celestine puede volver con todas sus Heridas a 2+.

El Immolator transporta a 6 miniaturas y su lanzallamas es de 2d6 impactos de F5, FP-1 con 12″ de Alcance. Además es un arma de Asalto así que puede disparar después de Avanzar.

Los Castigos del Penitente tienen dos lanzallamas pesados y 4 Ataques de F10, FP-3 y Daño 3. Además, a 4+ atacan una segunda vez por combate.

Y hasta aquí el repaso a los Agentes Imperiales, que ha desvelado bastantes reglas y mecánicas a quienes no los conocieran.

Completo reporte de batalla de primera partida de Octava Edición

Spoilers de la novela «Dark Imperium» de Guy Haley