Kill Team: Guardianes de la Muerte

Un día más, y otra facción de Kill Team, y esta vez tocan los que dan el nombre al juego. Los equipos de eliminación de los Guardianes de la Muerte, o como podréis leer por ahí en los libros, los Kill Team de la Death Watch que no luchan contra los Daemons del Chaos que acaban de llegar del Warp, porque se centran en los xenos.

Pues eso, los Marines Espaciales que abandonan su capítulo, para luchar contra los xenos. No sea que no vaya a ganar el Imperio siempre. Vamos al lio.

¿Por qué jugar Guardianes de la Muerte? Porque pintar negro y plateado es bastante fácil. Además son muy personalizables, y tienen a su alcance varios tipos de munición. Son pocas miniaturas, pero potentes, lo cual es económico y puede venir bien.

Y porque los selfies de negro quedan muy bien, las cosas como son.

Los veteranos de los Guardianes de la Muerte son tu unidad básica, pero de básica nada, que para eso son veteranos. Pueden llevar todo tipo de equipo, desde escopetas a martillos de trueno.

Los Intercesores llegaron al Codex, y por supuesto no se iban a quedar los Primaris fuera de los Equipos de Eliminación. Gracias a su munición especial, serán mucho más versátiles que los Intercesores normales.

Y como con los equipos de Marines Espaciales, los Reivers también están en los Guardianes de la Muerte, aportando algo intermedio entre combate y potencia de fuego.

Por supuesto y como todas las facciones, los Guardianes de la Muerte también tienen tácticas. Vamos a ver unos ejemplos:

Esta es muy rolera. Capítulos rivales hace que se piquen dos de tus marines, y en la fase de disparo o combate, si están a dos pulgadas el uno del otro, repiten las tiradas de impactar de uno. Ya si fuese una rivalidad de verdad y no una inventada sería brutal, pero supongo que es mucho pedir.

Con la Doctrina de Decapitación, cuando una de tus miniaturas actúe en la fase de combate o disparo, repetirá tiradas para herir al líder enemigo.

Pues eso fue todo por hoy. Mañana, los pachachos llegarán a Kill Team y ojalá no haya Solitario…

Previous La Guarida de Byor, nuevo blog
Next Kill Team: Arlequines