El trasfondo de Rogue Trader, con Guilliman en apuros

El trasfondo de Rogue Trader nos lleva más allá de las Guerras de Plaga y de la campaña de Konor. ¿Qué es lo que ha llevado a Guilliman a reunir a casi 100 Rogue Traders en Ultramar?

Tras décadas de destructiva guerra contra la Guardia de la Muerte y las fuerzas de Nurgle, los 500 Mundos de Ultramar (que una vez fueron faro de esperanza y progreso en medio de un universo muy oscuro) son ahora una sombra de lo que fueron. A pesar de la victoria en la campaña de Konor, y de haber rechazado temporalmente a Mortarion, miles de millones de ciudadanos son ahora refugiados. Como no parece que habrá mucho respiro, es necesario hacer algo de inmediato para asegurar un refugio para los súbditos de Guilliman.

La apertura de la Gran Fisura ha cambiado por completo el viaje disforme en el Imperio. En general ha cambiado a peor: el Astronomicón está oculto a grandes partes del Imperio y criaturas disformes cazan en los camino interestelares con impunidad. Sin embargo, las cambiantes olas de la Disformidad han revelado nuevos caminos en las fronteras del Imperio, ofreciendo la oportunidad de explorar nuevos mundos…

En un movimiento sin precedentes, Guilliman ha reunido a casi 100 Rogue Traders en un simposio en Macragge. Recordemos que los Rogue Trader son agentes libres que trabajan extendiendo las fronteras del Imperio, buscando nuevos mundos para colonizar o redescubriendo imperios perdidos. La misión de Guilliman para los Rogue Traders es sencilla: trazar mapas de nuevas rutas y establecer nuevos reinos en los que la Humanidad pueda asentarse y prosperar.

Elucia Vhane es una de esos Rogue Traders. Es una hija algo apartada de la vasta e influyente dinastía Vhane. Se lanzó a la búsqueda de mundos por descubrir, siguiendo un mapa que se rumoreaba que databa de la Era Oscura de la Tecnología. Ha estado embarcada en su viaje por muchos años, y preparada para los peligros que pudiera encontrarse. Pero no para los que acechaban desde dentro…

Cada nave imperial está protegido por los campos Geller, una escudo protector para poder viajar por la Disformidad sin riesgo de caer en las depredaciones demoníacas. Pero el campo Geller no es inviolable, y la más mínima avería puede tener consecuencia drásticas…

Una nueva plaga se está alzando en la galaxia. Es una plaga que infecta los generadores de campos Geller, y puede afectar tanto a hombres como a máquinas. Primero causa extraños sueños entre el personal que opera los Geller, y los va manipulando para que retiren ciertas protecciones y vayan saboteando su propio trabajo.

Una vez que la infección alcanza su clímax, hombres y máquinas se fusionan en una unión horripilante, transformando las cubiertas inferiores de las naves en infiernos bio-orgánicos que escupen hordas de mutantes. A la par que la Gran Fisura se abre a través de la galaxia, los cultos de la Plaga Geller se esparcen por todos lados, incluyendo la sala de máquinas de la nave de Elucia Vhane.

Así que tenemos una nave llena de colonos de Ultramar, a varios años luz de poder recibir ayuda, en los límites inexplorados del Imperio… y la sala de máquinas está llena de mutantes. No va a terminar bien.

Y todavía nos falta por saber lo que traerán los dos mini-Codex de la caja. Habrá que estar muy atentos.

Previous Evento del hobby en el recinto ferial de Puertollano
Next El pack del sorteo de Septiembre 2018