Análisis Warhammer 40000: Inquisitor – Martyr

Aquí Byor de nuevo, con uno de esos análisis fresquitos de videojuegos basados en el universo de Warhammer 40k. Han sido muchos los avances de juegos que andan aun en desarrollo, y ya era hora de meterle mano a uno que ya está más completo, aunque algo más le meterán más adelante.

Warhammer 40000: Inquisitor – Martyr es un A-RPG (Action RPG), que en otras palabras, es un juego rollo Diablo. En esta aventura, elegiremos a un Inquisidor entre varios tipos, e iremos avanzando en la historia, en la cual investigarás el Sector Caligari, siempre tras la pista de la Fortaleza-Monasterio Martyr, y siguiendo los pasos de un inquisidor que te precedió.

¿Qué nos vamos a encontrar en este juego?

En Inquisitor Martyr, mientras investigamos y avanzamos en la historia, nos enfrentaremos a una cantidad de enemigos notable, pero razonable para lo que debería ser un Inquisidor. La variedad de enemigos es tremenda, y según vas jugando, más variedad de enemigos te va saliendo. Desde humildes Cultistas, a lamentables Nurgletes, Marines traidores, Demonios de Nurgle, e incluso vehículos robados a la Guardia Imperial.

Además, los escenarios son bastante variados ¡Mira, una Skyshield!

Para poder tener posibilidades ante lo que se te viene encima, tu Inquisidor subirá de nivel según vayas jugando, e irás consiguiendo mejor equipo. Pero ojo, porque las habilidades que podrás utilizar están vinculadas a tu equipo, y muchas veces tendrás que renunciar a algún equipo mejor, por no tener que cambiar tu manera de jugar.

Es importante tener versatilidad, porque por ejemplo, si no tienes ataques de área y aparece una marea de Nurgletes, vas a tener un problema serio. O al revés, como salga una guarida demoniaca de Nurgle, y no puedas hacer daño suficiente para que no se cure con su regeneración, ya puedes ir saliendo de la misión.

Hablando del Inquisidor, el juego te ofrece tres clases, con tres subclases. Asesina, Cruzado y Psíquico, con tres estilos de juego muy diferentes, y con variedad gracias a las subclases. Desgraciadamente, la personalización es inexistente, más allá de que puedas pintar tu equipo de un color u otro.

Tres tipos de juego, con sus pros y sus contras

Según avances en la historia, en el puente de mando de tu nave (o más bien de la nave que has requisado) irán apareciendo personajes que te desbloquean opciones, tales como mejorar tu equipo, PVP en arena, el juego cooperativo, mejoras de tu inyector, y más opciones para añadir más modos de juego, y mejoras a tu personaje o modificaciones.

Tunear tu inoculador puede ser la diferencia entre la vida, la muerte, o ser mucho más duro

¿Qué más?

El multijugador es interesante. Lo del PVP está bien si te gusta eso, y puedes jugarlo uno contra uno, o dos contra dos. El juego también permite la creación de gremios, que para organizarse es interesante, especialmente para jugar en cooperativo, ya que algunas misiones se pueden hacer muy complicadas si pretendes afrontarlas tú solo.

Además, hay planes para expandir el juego, incluyendo otras razas como los Drukhari, lo cual a mí personalmente me flipa. El juego ya tiene bastante variedad de enemigos, y una raza nueva solo hará que esta estalle más.

El puente de mando, vacío al principio, pero con ambientillo según avances

Venga, que sabemos que tú te mojas. ¿Qué tiene de malo?

El juego me está gustando mucho, pero por supuesto tiene puntos flojos. Para empezar, puede hacerse un poco repetitivo, no por cantidad de misiones o enemigos, más bien porque puede que acabes haciendo siempre lo mismo con tu Inquisidor. Esto puede arreglarse jugando otra partida con otro Inquisidor que juegue muy distinto, aunque entiendo que esto no pueda atraer a todo el mundo.

Por otra parte, la dificultad a veces no está bien ajustada. A veces los enemigos ni te rozan, u otras sencillamente no tienes ninguna posibilidad, y tienes que provocar un fallo de misión, con sus posibles consecuencias. Por poner ejemplos, al inicio pensé que había algo raro porque me atacase quien me atacase, no me hacía nada. Me puse el juego en difícil, y ya parecía que podía jugarse, aunque cada vez que aparece un Boss tengo que ir con mucho ojo. Y de los que invocan masivamente a otros enemigos, mejor ni hablemos.

Te pongas como te pongas, si te sale este Bruto Infernal rodeado de enemigos, tienes un problema

Además, el juego está traducido, por ahí bien, pero algunas traducciones están raras. Por ejemplo, una pistola bolter está traducida como pistola de rayos. Y no tenía ni idea de qué era hasta que me equipé con una.

¿Pero te gusta o no?

Sí y bastante, y eso que es un juego Imperial a saco. Sus fallos no me parecen tan dañinos, y están bastante compensados con sus puntos buenos. Es muy fiel al trasfondo, aquí si aparece un Marine Espacial del Caos no vas a quitártelo de encima con mirarlo. De hecho, es probablemente el juego en el que mejor parados salen los Marines Espaciales por el respeto con el que se les ha tratado.

Importante comentar que a diferencia de otros títulos que he traído a esta sección, este es bastante nuevo y ya no está en Early Access, así que podéis esperar un precio acorde a esta situación. Igualmente suele tener ofertas, ahora mismo mientras escribo estas letras, está con un 10% de descuento.

¿Lo recomiendo? Pues sí, me ha sorprendido muy gratamente, pensaba que iba a ser otra cosa, y me veo profundamente enganchado. Ya sabéis que a mí lo Imperial, muy Imperial y mucho Imperial me da urticaria, y aquí me veis, con una viciada importante.

Así que nada, yo dejo esto en la web, y me largo a seguir jugando. Ahí os quedáis.

El que enseña los tentáculos y no los usa es un parguelas

Este análisis ha sido realizado por Byor (@ArisGP) con una clave de Steam facilitada por NeoCore Games.

Disponible en PC, PS4 y Xbox One

Previous El sorteo extra de Junio, en directo
Next Ganadores de los 5 videojuegos Sanctus Reach y expansiones

Las puntuaciones de La Voz de Horus

FIDELIDAD AL TRASFONDO
5/5
JUGABILIDAD
4/5
GRÁFICOS
4/5
SONIDO
4/5
INTERÉS
5/5
VARIEDAD FACCIONES
3/5

4

Bueno
4
Lo mejor y lo peor:

Lo mejor: Historia interesante, muy fiel al trasfondo y rico en variedad de enemigos. Lo peor: A veces la dificultad se dispara, y podría hacerse un poco repetitivo