in

Análisis Warhammer 40000 Battlesector

Por fin lo tenemos, por fin lo hemos podido jugar, por fin hemos podido sacar tiempo para contaros cómo es este juego.

Aquí Byor de nuevo, con uno de esos análisis fresquitos que os traemos, y espero que suficientemente fresquito como para que la turra que está cayendo ahí fuera os sea más ligera. Esta vez es el turno de Warhammer 40000 Battlesector, que lo tenemos gracias a la amabilidad de la gente de Slitherine. Ángeles Sangrientos contra Tiránidos, hostias como panes, se viene el dolor.

¿Qué tenemos aquí?

Ya os hemos ido avanzando cómo es el juego, así que una idea ya tendréis sin duda. En este juego nos encontramos la evolución de Sanctus Reach, y su expansión. Tenemos una base que ha sido pulida, y se le ha añadido cariño, además de una facción completamente diferente a las que se habían creado, que son ni más ni menos que mis queridos Tiránidos. Y molan bastante, como enemigos son muy peligrosos, y jugados son muy diferentes a los marines (obvio).

También hay Hermanas de Batalla, pero son algo testimonial. Un par de unidades solo, para dar riqueza a la historia y color a las tropas imperiales, más que nada.

Riqueza y tremendos bolteres

¿Pero cómo se juega a esto?

Al igual que lo que nos encontrábamos en Sactus Reach, se trata de un juego de estrategia por turnos, en el cual tendremos que ir activando unidad a unidad, gastando sus puntos de movimiento y acción. Con los puntos de movimiento podremos, obviamente, mover; y con los puntos de acción activar habilidades y hacer ataques. Sobre los ataques, algunos a distancia requieren situarte a cierto rango para hacer el máximo daño posible, mientras que los ataques cuerpo a cuerpo son más efectivos si logras flanquear a los enemigos, para no darles opción a responder. También, en caso de no haber podido disparar a nada porque te lo has cargado todo, o porque no hay nada a tiro, puedes poner a la unidad en overwatch. Así, si se acerca algo, lo va a notar.

Cuando os digo que es un juego de estrategia por turnos, lo que quiero decir es que es un poco como Warhammer 40000. En cada turno, cada jugador mueve y actúa con todas sus tropas, y luego el otro jugador. Esto da una experiencia muy parecida al mismo wargame que tanto nos gusta, pero es cierto que a veces las esperas se hacen muy pesadas. Además tendremos que tener al enemigo a la vista, o solo veremos un indicador de que «por ahí se está moviendo algo». Cuando ese algo es un Exocrino, te vas a dar cuenta rápidamente.

También tendremos que controlar el terreno, que puede estar irradiado o envenenado por Venóntropos, por lo que uno no siempre puede moverse por donde le conviene a su plan, y toca reaccionar y tener cuidado para no sufrir tremendas consecuencias.

Ojalá los Venóntropos igual de buenos que en este juego

En nuestro plantel nos encontraremos con tropas y héroes, todos ellos muy reconocibles para alguien que juegue a Warhammer 40000, con roles muy específicos, que brillan en unos puntos u otros. En el caso de los Ángeles Sangrientos, nos encontramos sobre todo con tropas Primaris, donde en mi experiencia han brillado brutalmente los Inceptores y los humildes Intercesores. Y para tumbar cosas grandes, son los héroes quienes brillan. Por parte de los Tiránidos, me han sorprendido muy gratamente los Venóntropos, que alteran el campo de batalla y pegan fortísimo; y los Guerreros Tiránidos, que potencian a las tropas que les rodean. En definitiva, dos modos de juego muy diferentes.

El juego trae una campaña, con los Ángeles Sangrientos como protagonistas, y nos permite jugar escaramuzas con ambos ejércitos. Si se sigue la misma estela que siguió Sanctus Reach, podría haber una campaña Tiránida en un futuro. O añadir más facciones a este conflicto. Ya tenemos una pequeña representación de Hermanas de Batalla ¿Por qué no más?

Slitherine dadnos la droga. Primer aviso.

Todo esto está muy bien, ¿pero merece la pena?

Tenemos una historia tras la Devastación de Baal. Ángeles Sangrientos contra Tiránidos, con una pizca de Hermanas de Batalla. Y tras la campaña, un modo de escaramuzas. Si esto te parece interesante, el juego te parecerá interesante. Es la mejora obvia de Sanctus Reach, usa su misma fórmula, habiendo mejora obvia, y nueva variedad de escenarios y facciones. Es una pena que en el modo escaramuza no se hayan aprovechado los recursos de Sanctus Reach, y todas sus facciones, habiendo resultado en un modo escaramuza super interesante con muchas facciones. Podría ser que en un futuro cayera algo así, ya que con poco esfuerzo podrían aprovechar ese trabajo ya creado y tendríamos hasta Demonios del Caos en este juego. A lo mejor me estoy flipando un poco, pero ya sabéis, es mi culo.

No sé qué pensaréis los demás, pero personalmente tengo muchas ganas de ver una ampliación de fuerzas a estas existentes, y por supuesto, más facciones para ser jugadas en esta fórmula. Seguiremos de cerca Battlesector para ver por donde van los tiros.

Este artículo ha sido realizado por Byor (@ArisGP) con varias claves de Steam facilitada por Slitherine.
Warhammer 40000 Battlesector está a la venta en PC, Xbox One y PS4

 

Comparte con nosotros el primer visionado de Hammer and Bolter

Podcast 235: Codex Caballeros Grises 2021, trasfondo y reglas