Análisis de Warhammer 40.000: Sanctus Reach

En La Voz de Horus siempre analizaremos los videojuegos desde la perspectiva de los que amamos y disfrutamos el trasfondo y el juego de miniaturas de Warhammer 40k. Hoy os presentamos un juego de estrategia por turnos muy interesante.

Desenfundad vuestras espadas sierra, Garras Sangrientas. Esta noche se cantarán sagas y se beberá hidromiel en nuestro honor. ¡Por Fenris!

Warhammer 40.000 Sanctus Reach es un juego de estrategia basado en el universo de Warhammer 40.000, en el que controlarás a los Lobos Espaciales, luchando contra Orkos en una representación de la campaña del sistema Sanctus Reach. El juego está disponible en PC.

Mecánica sencilla y efectiva

Listos para la acción ¡Por Fenris!

Listos para la acción. ¡Por Fenris!

Se trata de un juego de estrategia por turnos, en el que tendrás que mover a tus tropas con cuidado para aprovechar hasta la última cobertura por si aparece el enemigo y castigarlo antes de que haga lo mismo contigo. La dinámica de juego es muy sencilla, todas las unidades tienen una capacidad de movimiento, mayor o menor según la unidad, varias acciones por turno (normalmente dos), y acciones de reacción. La capacidad de movimiento determina cuanto puede mover la unidad, las acciones por turno cuantas veces podrán actuar disparando, atacando cuerpo a cuerpo o activando alguna habilidad, y las acciones de reacción cuantas veces podrán realizar un fuego defensivo en el turno del enemigo. Cuando hayas agotado todo el movimiento y acciones de tus tropas, o antes si lo consideras necesario, pasas turno y esperas a que el enemigo haga lo propio.

Ejemplo de unidades

Ejemplo de perfiles de unidad. Los Colmillos Largos con Misiles no tienen capacidad de reacción, pero los Garras Sangrientas sí podrían disparar con sus pistolas bólter a un enemigo que se les acerque, siempre que éste se aproxime por su línea de visión

Modos de juego

Gran batalla, mejor persona

Lobos Espaciales contra Orkos. ¿Qué puede salir mal?

Este juego viene con tres modos de juego. En el modo campaña encontrarás el tutorial, y dos campañas, “Stormclaw” y “La hora del lobo”. En estas campañas encontrarás una serie de escenarios que irás desbloqueando según avances por el mapa.

En el modo escaramuza es parecido pero sin historia. Simplemente elige qué partida quieres jugar, qué tamaño de mapa y de fuerzas quieres tener en juego, y adelante. Y el modo multijugador es lo mismo, pero contra otro jugador. No se trata del típico multijugador que te obligue a estar conectado continuamente, o esperando a que el enemigo acabe su turno. Simplemente, cuando te toque jugar, el juego te dará la posibilidad de hacer tu turno, que se mandará a tu rival cuando lo finalices. Un email te indicará que ya te toca jugar. Es un modo de jugador ideal para jugar varias partidas en paralelo, pudiendo jugar contra gente muy activa o más casual sin problemas.

¡Reúne a tus tropas, y al combate!

Tanto que elegir y tan pocos puntos...

Pasarás mucho tiempo pensando qué jugar

Otra cosa que nos ha gustado mucho es la creación de lista antes de la batalla. Tienes puntos a gastar, en unidades de todo tipo, que tendrás que escoger con cuidado porque si no tienes la herramienta adecuada para combatir con alguna elección de tu enemigo lo pasarás mal. Entre las unidades también hay héroes, que por sí solos suelen ser una amenaza y además tienen habilidades especiales que hacen de ellos una opción muy a tener en cuenta. Por ejemplo, el Kaudillo Orko, además de ser un portento en combate cuerpo a cuerpo, puede invocar un Waaagh, mejorando a los orkos cercanos; o Ragnar Blackmane, que puede atacar en una acción a todos los que le estén rodeando.

Además, hay escuadras equipadas con diferentes armas, que tienen un uso táctico diferente. Por ejemplo, los Cazadores Grises con bólter serán tu marine espacial estándar, bueno contra todo. Pero cuando van equipados con lanzallamas, harán muchísimo daño a las hordas de pielesverdes que tienden a amontonarse.

Y teniendo en cuenta que pasarás mucho tiempo tratando de capturar objetivos a tu rival, no es mala idea utilizar unidades rápidas, como Kópteros o Land Speeders, para sorprender a tu rival capturando objetivos que parecían lejos del fragor de la batalla.

Conclusiones

Warhammer 40.000 Sanctus Reach nos da un juego de estrategia divertido y accesible, que no requiere de un aprendizaje complicado. Lo más duro puede ser el llegar a conocer todas las unidades, con sus habilidades, para saber qué utilizar contra tu enemigo, pero por lo general si tienes cultura de Warhammer 40k ya estás jugando con una idea bastante acertada de lo que te puedes encontrar.

Si eres fan de los Orkos, o de los Marines Espaciales, especialmente los Lobos Espaciales, entonces sin duda disfrutarás de este juego. Vemos mucho potencial en este sistema de juego, y sería genial si en un futuro hubiesen más facciones jugables, dado que es una de sus carencias. La propia desarrolladora, Slitherine, ha anunciado que en caso de que el juego tenga buenos números de ventas posiblemente lanzarán más facciones.

ORKOS ORKOS ORKOS!

WAAAAAAAAGH!

Por ahora sabemos que su primer DLC será una campaña de Orkos, y eso es un buen paso para desmarcarse un poco de los Lobos Espaciales, que tienen todo el protagonismo en la campaña actual. Además vendrá con más escenarios para jugar, y unidades nuevas.

Llegados a este punto, poco más que decir. Felicidades a los hayáis ganado el sorteo si habéis participado, y si no… ¡más suerte la próxima vez!

Este análisis ha sido realizado por Byor (@ArisGP) con una clave de Steam facilitada por Slitherine.

Previous Ganadores del sorteo de 8 juegos Warhammer 40.000: Sanctus Reach
Next La rueda de los rumores de GW: una cara de león

Las puntuaciones de La Voz de Horus

FIDELIDAD AL TRASFONDO
5/5
JUGABILIDAD
4.5/5
GRÁFICOS
3.5/5
SONIDO
3/5
INTERÉS
3/5
VARIEDAD FACCIONES
1/5

3

Average
3
Lo mejor y lo peor:

Lo mejor: mucha variedad de unidades por facción, creación de ejército y una mecánica sencilla. Son mejorables la poca variedad de facciones, el nivel gráfico y tanto música como efectos.