Análisis Battlefleet Gothic: Armada II

Aquí Byor con otro de esos análisis fresquitos. Y hoy traigo un juego al que tenía muchas ganas de hincar el diente. Vamos al lío.

Battlefleet Gothic Armada II es la segunda parte del juego de mismo nombre pero sin número, que ya se pasó por aquí hace tiempo. Un juego que nos gustó mucho, aunque echábamos de menos que tuviese más facciones y campañas. Y vaya, parece que han cogido mi lista de deseos, y la han metido entera en el saco de desarrollo de la segunda parte.

Atentos a lo que viene. Battlefleet Gothic Armada II tiene prácticamente todas las facciones que hay en este nuestro querido juego, que tanto dinero nos ha succionado y tantas horas nos ha hecho invertir montando, pintando y jugando. Es mi queja habitual, que siempre se centran en las mismas facciones, y en este juego me la voy a tener que callar. Y me encanta. Y por si esto os pareciese poco, además no solo tiene todas estas facciones, si no que además están prácticamente todas las subfacciones de las mismas. Alucinante.

¡Tiránidooooos!

Vale, ya tienes a tus sucios xenos ¿Qué nos vamos a encontrar en este juego?

El juego nos trae tres campañas, Imperial, Necrones y Tiránidos, además del habitual modo de escaramuzas en el cual elijes la facción y subfacción que te guste, montas tu flota, y a pegarte contra la IA o algún otro jugador. También tiene un tutorial, y dicho esto seguramente os estaréis preguntando ¿Oye Byor y a nosotros qué nos importa el tutorial? Pues nada de eso, aquí el tutorial merece ser jugado, porque el tutorial relata ni más ni menos que la Caída de Cadia. Y es sencillamente alucinante.

TREMENDO tutorial

En las campañas tendrás que gestionar varias flotas, con sus pertinentes héroes y naves, comprando más naves y cuidando que no vayas a pretender gestionar más naves de las que puedes mantener. Según vayas avanzando, se te irán dando nuevos objetivos para progresar, y según los vayas consiguiendo irán apareciendo cinemáticas para darle un poco de color a la historia. Estas usan imágenes que ya hemos visto en el arte que vemos en el codex, y también alguna que otra nueva.

Como esta, la mejor representación que he visto de lo que son los Tiránidos

La campaña, incluso en fácil, no es sencilla de manejar y puede que te lleve a unos cuantos reinicios, porque puede que te veas mal de recursos para mantener tu flota o rodeado por todas partes. Pero todo es ir navegando por las opciones que se dan, y gastar con cabeza. En la primera que jugué me vine arriba comprando muchas mejoras de los mundos, y esto es una idea terrible, especialmente al principio.

Si te paras un poco a ver el detalle del juego, verás que se han molestado en poner trasfondo a los sistemas, y que cada uno de los planetas tiene sus peculiaridades. A mí me ha costado varias partidas darme cuenta, así que ahí va mi aviso, para que estéis más atentos que yo.

Primeros pasos de la campaña necrona

¿Pero a esto cómo se juega?

Más allá del cambio en las campañas, el juego en sí es prácticamente igual que el anterior. Batallas de naves espaciales, en las cuales tendrás que vigilar el vector de aproximación de tus naves, porque las armas tienen un radio de acción y si el enemigo es astuto puede evitar ser disparado con bastante frecuencia. Si habéis jugado al anterior ya sabéis jugar a este, así de claro. Eso sí, las habilidades de las naves nuevas tendrás que descubrirlas, y por supuesto, no mueve igual una nave Imperial que una nave Necrona.

Ni se mueve igual, ni dispara igual.

Aunque las naves son distintas, hay muchas dinámicas similares, como los abordajes para sabotear naves, o los torpedos que aunque tengan nombres diferentes al final funcionan igual todos. Esto ayuda a que puedas pasar de una facción a otra sin volverte loco del todo, pero vamos, que aunque haya cosillas en común, no tiene nada que ver jugar un Drukhari con jugar una flota de Marines.

 

Venga Byor, que se me hace que eres manso, dinos algo malo

Pues puede que esta sea la vez que más me va a costar sacar algo malo. Como comenté antes, yo quería esto para el juego cuando jugué al anterior, y aquí me lo han dado. No sé qué van a hacer para expandirlo, si es que está en sus planes. Imagino que podrían tirar por hacer más campañas, porque por ejemplo, es muy raro que no haya una campaña del Caos.

Si me tengo que poner muy exigente, pero ya exigente en plan enfermo, podría decir que no siento una evolución del anterior juego a este. Es como si hubiesen cogido el anterior, le hubiesen metido las campañas y las facciones, y adelante ¿Es esto algo malo? Juzgad vosotros mismos, mi culo me dice que no, y realmente había poco donde rascar. El juego anterior ya era visualmente muy interesante, y este lo es también. Y el juego anterior salió repletito de crashes, y en este me comí alguno en la beta y porque me puse a hacer el tonto con el ordenador. En cuanto salió el juego, ni un solo crash.

¿Lo recomiendo? Sí. Lo recomiendo mucho. La gente de Tindalos Interactive ha hecho lo que no hace nadie, y nos lo ha dado todo de entrada, sin truquis ni precompras ni nada. Es más, si tenías el juego anterior y precompraste, te lo llevaste con tremenda rebaja del 25%. Y si no, pues tampoco es que tenga un precio de triple A, así que tú mismo piénsalo. Yo me voy a mover mis naves Tiránidas, que llevo tiempo queriendo sacarlas a comer cosas.

Yvraine no precompró y está enfadada. ¡¡Ah sí, están los Ynnari!!

Este análisis ha sido realizado por Byor (@ArisGP) con una clave de Steam que nos cedió Focus Home Interactive. 

Disponible solo en PC.

Tomad unos culos Tiránidos, sabéis que habéis venido a esto

Previous Nueva sección de Descargas en Warhammer Community
Next La semana que viene, preorder Cultos Genestealer

Las puntuaciones de La Voz de Horus

FIDELIDAD AL TRASFONDO
5/5
JUGABILIDAD
3.5/5
GRÁFICOS
4/5
SONIDO
3/5
INTERÉS
5/5
VARIEDAD FACCIONES
5/5

4.36

Bueno
4.36
Lo mejor y lo peor:

Lo mejor: Batallas espaciales en las que tienes que usar la cabeza, o te dan una paliza. Muy fiel a lo que debe ser en el Universo 40k. Cantidad épica de facciones. Lo peor: Es prácticamente el anterior juego, pero con más facciones y campañas.